OJO CON LA BOMBA QUE HAY BAJO SU FREGADERO

Detergentes para la colada o ropa sucia. Estos productos contienen encimas (como consta en la etiqueta con los nombres “catiónicos”) para soltar las manchas y suciedad . Los detergentes catiónicos son los más tóxicos cuando se toman internamente. La ingestión puede resultar en nauseas, vómitos, conmoción, convulsiones, y coma. Ademas pueden irritar la piel y los ojos o hacerte sentir más sensible a otros productos químicos. Si una persona está expuesta a grandes cantidades de detergente puede desarrollar asma. Los detergentes también pueden ser responsables de muchos de los envenenamientos domésticos debidos a tragárselos por accidente.

Limpiadores de todo uso. Hay varios limpiadores “de todo uso” en el mercado. Estos productos normalmente contienen detergentes, agentes para cortar la grasa, solventes, y/o desinfectantes. Los productos químicos específicos en estos ingredientes incluyen amoniaco, glicol etileno, acetato monobutil, hipoclorito de sodio, y/o fosfato de trisodio. Dependiendo de los ingredientes que se usen, los limpiadores de todo uso pueden irritar la piel, los ojos, la nariz, y la garganta. Pueden ser altamente venenosos si se tragan tanto para los humanos como para los animales.

  • Consejos de seguridad: Cuando trabajes con limpiadores de todo uso, siempre ponte guantes de goma para proteger tu piel. Así mismo, asegúrate de que hay una buena circulación de aire en el cuarto. Abre varias ventanas o mantén un ventilador funcionando. Lo más importante, NUNCA mezcles juntos dos productos de diferente tipo, especialmente productos que contengan amoniaco y cloro (lejía/blanqueador). Esta mezcla puede resultar en la producción del gas llamado cloramina, que puede causar serios problemas de respiración y puede ser potencialmente mortal si se inhala en grandes cantidades.

 

Lejía (blanqueador). La lejía doméstica contiene el producto químico hipoclorito de sodio en diferentes concentraciones que van de 0.7 por ciento a 5.25 por ciento. Estos porcentajes son la cantidad de producto químico en el líquido; el resto del líquido es sobre todo agua. El líquido y los vapores de la lejía con cloro pueden irritar la piel, los ojos, la nariz, y la garganta. Si hay contacto directo con la piel puede resultar en dermatitis. La ingestión puede causar lesiones en el esófago, irritación del estómago, y nauseas y vómitos prolongados.

Nunca mezcles lejía con cualquier otro producto de limpieza doméstico y especialmente no con amoniaco. El hacerlo puede resultar en que se suelten diferentes tipos de gases venenosos, lo que puede causar problemas respiratorios muy serios.

Tratamientos para las pulgas y garrapatas de las mascotas. Muchos de los productos contra las pulgas y garrapatas
contienen pesticidas que consisten de los productos químicos imidadoprid, metopreno, permetrina, piretrina, y fipronil . Estos compuestos químicos pueden causar dolores de cabeza, mareos, tics, y nauseas.

  • Consejos de seguridad: Cuando uses estos productos en tu perro o gato, asegúrate de no acariciarlos por lo menos en las siguientes 24 horas. Si te olvidas y les acaricias, lávate las manos y la piel inmediatamente con mucho jabón y agua.

 

Insecticidas. Los insecticidas contienen algunos de los mismos pesticidas que se usan en los tratamientos para pulgas y garrapatas. Además de permetrina, otros pesticidas químicos que se encuentran en los insecticidas son el diazinón, propoxur y cloropirifós. Estos compuestos químicos puede causar dolores de cabeza, mareos, tirones, y nauseas.

  • Consejos de seguridad: Cuando uses un insecticida en la casa, asegúrate de que no va encima de la comida o de las sustancias que vayan a estar en contacto con la comida, como los trapos de cocina, los platos, los cubiertos, o las encimeras.

 

ayuda@vrikolife.com ¿Te Ayudo? www.vrikolife.com #Futuro #Oportunidad #Empresario #Ecología